Páginas vistas en total

jueves, 3 de agosto de 2017

El rescate de la felicidad total





   Hay otro momento apoteósico y mágico en París, Texas, entre las cumbres del Cine para mí también, más debido este, creo, a la mano maestra del director, Wenders, que quiero aquí y ahora disfrutar contigo amiga, amigo. Si la desgarradora escena del peep-show expresaba como pocas el inmenso dolor por el amor perdido, en maravilloso vaso comunicante paladeamos también aquí una de las más acabadas representaciones de la felicidad, evocada en su más dorada plenitud.
     Recordemos: desde los mismos umbrales de la muerte, la locura y la amnesia, a los que le han abocado la autodestrucción por el desamor, va Travis penosísimamente recomponiéndose. Son su hermano y su cuñada –que no pueden tener hijos- quienes lo salvan y acogen en casa, de la misma forma que se hicieron cargo de su hijo tras su infierno conyugal. Le ponen por eso una noche, para que mejor se recobre, unas imágenes en súper 8 que recogen una excursión conjunta del pasado. Le ponen delante de los ojos en realidad el recuerdo y la recreación en carne vivísima de la absoluta felicidad que un día experimentó. Es sencillamente magistral la artística destreza con que Wenders plasma aquí esa hermosa síntesis, esa inmejorable elegía de los mejores días.
    Y lo hace, anotémoslo, a través del uso de un, en apariencia, lenguaje menor, el propio de una pedestre filmación familiar, introducida ahora en el eje crucial del discurso cinematográfico para contra pronóstico, atiborrada de vibrante poesía visual –ese soberbio uso estilístico de los desenfoques, de las “torpes” yuxtaposiciones de planos, de la súbita rotura de las distancias en los mismos-, potenciar al máximo su resonancia emocional, es decir, toda una soberana lección de cómo, en deliberado despojamiento creador, con el recurso en principio más sencillo y tosco alcanzar a recrear lo más sublime e inspirado. También a través de la música lo consigue -he ahí el segundo mágico ingrediente-, una música diríamos que nada barroca pero dulcísimamente eficaz y despojada, esos acordes que trenzan y envuelven a las idílicas imágenes, recargándolas y dorándolas de una plenitud soñada y real a la vez. 
     Y las imágenes obran el prodigio, pues, el niño que, lógico, se halla distante de un padre al que no conoce, de la mano del súper 8, como ahí vemos, va a iniciar su deshielo con él. Sí, ahí lo vemos, lo palpamos, lo sentimos, ¡y cómo!: eran felices, bromeaban, sonreían, jugaban, se abrazaban, ahí el esplendor y la belleza de ella, sus labios frutales, encuadrado con primor su rostro tras la transparencia de un fino sombrero, con el niño en brazos, ese alborozo de cabellos al viento, las preciosas ternuras que entrambos se despliegan, su absoluta complicidad espiritual y carnal, con su niño y sus hermanos juntos, radiantes en la playa bajo el sol, bailarina ingrávida ella sobre la arena, gaviota linda Jane, único centro y sol del mundo entonces a sus ojos, sus vueltas y más vueltas jubilosas… la Felicidad, era eso. Siempre nos quedará París-Texas, sí.

          
SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:
“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

(ésta de abajo es una copia mala, para ver la original, mucho mejor, pincha ,  a continuación... https://youtu.be/CO7vTfkCbqo 

No hay comentarios: